Necesitas crédito para comprar las cosas importantes que no puedes pagar en su totalidad en el momento de la compra, por ejemplo, automóviles, casas y enseñanza. Además, a menudo necesitas una tarjeta de crédito como garantía cuando arriendas o reservas automóviles, habitaciones de hotel, etc. Sin crédito, deberías pagar el total en efectivo en cada compra, lo que puede resultar muy incómodo y en algunos casos, hasta imposible. Con un historial de crédito sólido, los acreedores no te considerarán un riesgo y es más probable que aprueben tu pedido aunque no hayan realizado operaciones contigo anteriormente.


VOLVER AL INICIO

Comienza de a poco. Es una buena manera de demostrarte, y demostrar a otros, que puedes manejar dinero con responsabilidad. A partir de allí, puedes reunir las condiciones para una tarjeta de crédito con límite bajo que, si pagas a tiempo, puedes lograr que el límite de crédito sea mayor y que tu historial de crédito sea más sólido.


VOLVER AL INICIO

Las edades típicas para solicitar crédito son 18 o 21 años. Esta edad varía de acuerdo con las leyes estatales. Para obtener tu crédito debes solicitar una tarjeta de crédito con garantía o pedir a una persona responsable que firme contigo (es decir, que se haga cargo de) tu crédito. Para obtener más asesoramiento e información sobre cómo obtener y conservar un buen crédito, visita www.jumpstart.org.

Debes saber que construir un historial de crédito sólido requiere tiempo y esfuerzo a cualquier edad. Fair, Isaac and Company (FICO) da las siguientes pautas:

"Para que se calcule una puntuación FICO® sobre tu informe de crédito, éste debe contener al menos una cuenta que haya estado abierta durante seis meses o más. Además, el informe debe contener, como mínimo, una cuenta que se haya actualizada en los últimos seis meses. Esto asegura que haya suficiente información, y suficiente información reciente, en tu informe, sobre la que se pueda calcular una puntuación".


VOLVER AL INICIO

El sentido común indica que tus pagos mensuales por cuotas que no sean por hipoteca (es decir, tarjeta de crédito, préstamos estudiantiles) no deben superar el 20% de tu ingreso mensual neto. En otras palabras, si tus ingresos son de $1000 por mes, tus pagos totales no deben ser superiores a $200. Si planeas calificar para la compra de una casa u otra compra importante en un futuro cercano, probablemente deberás reducir aun más tus pagos mensuales.


VOLVER AL INICIO

La respuesta depende de la forma en que uses tus tarjetas de crédito. Si las utilizas con inteligencia y moderación, te pueden ayudar a construir un historial de crédito sólido. Paga con regularidad y mantén tu saldo mensual por debajo de tu límite de crédito en los meses en que no puedas pagar el total. No utilices varias tarjetas de crédito para evitar confusiones y que no olvides algún pago. Cancela las tarjetas de crédito que no usas. Revisa tu resumen de cuenta cuidadosamente para que no seas víctima del robo de identidad. Si sigues estas pautas, las tarjetas de crédito pueden ser muy convenientes y fortalecer tu solvencia.


VOLVER AL INICIO

Vive con un presupuesto realista. Guíate por tu presupuesto, y no por tu límite de crédito, para tus gastos. Paga a tiempo, al menos por la cifra mínima requerida o por una cifra superior. No te excedas en tus gastos. Mantén un empleo estable. Vigila con cuidado tus gastos y tus facturas para protegerte de los fraudes crediticios. Si planeas realizar una compra importante con crédito, solicita previamente una copia de tu informe de crédito y revisa si hay anotaciones negativas que deberías solucionar.


VOLVER AL INICIO

Sólo se puede mejorar un grado de solvencia negativo con tiempo y un sólido desempeño crediticio. A continuación encontrarás algunas recomendaciones que te pueden ayudar a mejorar tu grado de solvencia:

  • Asegúrate de pagar tus deudas a tiempo y con responsabilidad.
  • Si tienes problemas para controlar tus gastos, considera obtener un préstamo de consolidación de tu banco. Entonces podrás reservar tus tarjetas de crédito en caso de emergencias.
  • Fija y apégate a un presupuesto que te ayude a mantener tu deuda en un nivel razonable.
  • Asegúrate de que tus informes de crédito sean exactos, controlándolos a menudo y corrigiendo las discrepancias con las agencias de información de créditos.
  • Si tienes problemas para calificar para un crédito, considera la posibilidad de tener una tarjeta de crédito con garantía. Estas tarjetas utilizan una garantía para reducir el riesgo a la entidad crediticia.

VOLVER AL INICIO

La clave está en vivir de acuerdo con tus ingresos. Lleva cuenta de tus gastos y ve cuáles podrías reducir. Busca ofertas o cupones para ahorrar siempre que sea posible. Mucho gasto en exceso se debe a la holgazanería. Si tienes problemas con las tarjetas de crédito, córtalas hasta reducir tu deuda con ellas a un nivel razonable. Para la mayoría de las personas, un poco de deuda resulta necesario, pero mantenla tan baja como te resulte posible. Reducir la deuda es una de las mejores claves para la seguridad financiera. 

Para obtener más información y solicitar un folleto gratuito titulado Cómo ser listo respecto a créditos, visita www.afsaef.org.


VOLVER AL INICIO

Evita las clínicas de "reparación de crédito" ya que te cobran con la promesa de darte un "nuevo comienzo". Sólo el tiempo y el uso correcto del crédito pueden mejorar tu informe de crédito. Sin embargo, puedes obtener ayuda, gratuita o a muy bajo costo, de organizaciones asesoras de crédito muy respetadas, como Amerix [www.amerix.com u (800) 699-5688] o los Servicios de Asesoramiento sobre Créditos al Consumidor (Consumer Credit Counseling Services) [www.cccsatl.org u (800) 251-2227]. 

Si firmas un préstamo como garante o autorizas a alguna persona a comprar con tus tarjetas de crédito, aun así eres responsable de la deuda. Aunque tu amigo o familiar prometa devolverte el dinero, la deuda sigue siendo tu responsabilidad y la falta de pago afectará tu grado de solvencia.


VOLVER AL INICIO

Ten cuidado con las clínicas de "reparación de crédito" que dicen que pueden limpiar tu informe de crédito o darte un "nuevo comienzo". Sólo el tiempo y el uso correcto del crédito pueden mejorar tu solvencia. Si sientes que hay información incorrecta en tu informe de crédito que está perjudicando tu grado de solvencia, comunícate directamente con la oficina de créditos.


VOLVER AL INICIO

El fraude crediticio sucede cuando se roba una tarjeta de crédito o el número de la tarjeta de crédito y la utiliza un consumidor no autorizado. Otra forma de fraude crediticio es el robo de identidad, cuando el autor del delito asume la identidad (y por lo tanto, el historial de crédito) de otra persona para abrir una cuenta. Si has perdido una tarjeta de crédito o sospechas que te la han robado, notifica de inmediato al emisor de la tarjeta. Si el emisor determina que se ha producido una actividad incorrecta o ilegal, tal vez tengas que comunicarte también con el departamento de fraude de la oficina de crédito. Para obtener más información y para leer las instrucciones de la Comisión Federal de Comercio sobre cómo protegerse y cómo denunciar fraudes crediticios, visita

http://www.ftc.gov/bcp/edu/pubs/consumer/credit/cre07.shtm.


VOLVER AL INICIO

Un informe de crédito, o historial de crédito, es un registro del dinero que has pedido prestado y que has devuelto, así como los registros públicos relevantes (como quiebras) y las averiguaciones realizadas sobre tu historial de crédito. Los acreedores adheridos contribuyen con esta información. A menudo los acreedores utilizan tu informe de crédito para determinar si reúnes las condiciones para la obtención de un crédito.


VOLVER AL INICIO

De acuerdo con Fair, Isaac and Company (FICO), la institución que suministra información sobre puntuaciones a las tres principales oficinas de crédito, los factores que contribuyen a tu puntuación de crédito de FICO® incluyen:

  • Historial de pagos
  • Sumas adeudadas
  • Datación del historial de crédito
  • Créditos nuevos y consultas sobre créditos
  • Tipos de uso del crédito

    Para obtener información más detallada sobre los factores que pueden contribuir a tu puntuación de crédito, visita www.MyFICO.com o www.federalreserve.gov.

VOLVER AL INICIO

Puedes solicitar una copia de tu informe de crédito en una de las tres agencias nacionales de información de créditos: Experian, Equifax o Trans Union. Puedes obtener una copia gratuita de tu informe si te han negado un crédito en los últimos 30 días. De otra forma, cada agencia tiene su propio arancel de recuperación.


VOLVER AL INICIO

Debes pedirle al acreedor que te informe las razones principales por las que fuiste rechazado y cuál fue la oficina de créditos que suministró el informe de crédito. Si sientes que esas razones no tienen fundamento, puedes pedir una copia de tu informe de crédito a la oficina de crédito (habitualmente Equifax, Experian o Trans Union). Tal vez decidas pedirle a un amigo o familiar responsable que te sirva de garantía del préstamo (recuerda, no puedes construir tu propio crédito sobre la base de un préstamo con garante). Además, como cada acreedor tiene su propio criterio para aceptar o rechazar un crédito, quizá contemples la opción de dirigirte a otro acreedor para ver si reúnes las condiciones con términos diferentes. De otra manera, haz un plan para rectificar tu solvencia y deja de comprar durante un tiempo.


VOLVER AL INICIO

La Ley de Equidad de Informes de Crédito (Fair Credit Reporting Act, FCRA) fue aprobada por el Congreso para asegurar que las agencias de información de crédito lleven registros exactos, imparciales y privados de tu historial de crédito. De acuerdo con la Comisión Federal de Comercio, la FCRA te reconoce los siguientes derechos:

  • Se te debe notificar si la información de tu archivo se ha utilizado en tu contra.
  • Puedes averiguar qué hay en tu archivo.
  • Puedes cuestionar la información inexacta con la agencia de información de crédito.
  • La información inexacta debe ser corregida o eliminada.
  • No obstante, no se le exige a la agencia de información de créditos que elimine datos verídicos de tu archivo, a menos que esté desactualizada o que no se pueda verificar.
  • Puedes cuestionar los artículos inexactos con la fuente de la información.
  • Se puede no informar la información desactualizada.
  • El acceso a tu archivo es limitado.
  • Se requiere tu consentimiento para suministrar informes a tus empleadores, o informes que contengan información médica.
  • Puedes optar por excluir tu nombre de las listas de las agencias de información de créditos debido a ofertas de créditos y seguros no solicitadas.
  • Puedes demandar por daños a los transgresores, en determinadas circunstancias.
    Para obtener más información sobre la FCRA y sobre cómo presentar una queja, visita www.ftc.gov/credit.

VOLVER AL INICIO

Si sientes que se ha hecho una anotación negativa injustamente o por error en tu informe de crédito, hay varios métodos para recurrirla. Primero, trata de resolver la situación con el acreedor en cuestión. Conserva la documentación detallada de tu correspondencia con el acreedor. Segundo, pide a la oficina que suministró tu informe de crédito que investigue la anotación. Tercero, si los dos primeros métodos no solucionan tu problema, puedes presentar una queja través de la Comisión Federal de Comercio. Para obtener instrucciones detalladas sobre cómo presentar una queja, visita www.ftc.gov.


VOLVER AL INICIO

Tú y tu cónyuge tienen su propio grado de solvencia personal de crédito. Si solicitan una tarjeta de crédito o un préstamo en conjunto, los acreedores pueden considerar ambos grados de solvencia para evaluar el riesgo de prestarles el dinero. Por esta razón, debes establecer tu propio crédito, sobre la base de tus propios informes de crédito y tus ingresos. Tu propio crédito significa una cuenta por separado o un préstamo a tu propio nombre, no una cuenta conjunta con tu cónyuge o una tarjeta que sea extensión de la de tu cónyuge. Si enviudas o te divorcias y sientes que eso perjudica tu capacidad para obtener crédito a tu nombre, dispones de ciertas protecciones de acuerdo con la ley. Para obtener más información, visita www.federalreserve.gov.


VOLVER AL INICIO

Para determinar cuánto puedes gastar, debes evaluar tu ingreso y tus gastos. Asegúrate de considerar todos los pagos y gastos mensuales, que incluyan los pagos de arrendamiento o hipoteca, los servicios públicos y los seguros, también los artículos variables como la comida, la vestimenta, los pagos de la tarjeta de crédito y el entretenimiento. El dinero remanente, de haberlo, se debe utilizar para determinar qué tipo de pago mensual puedes permitirte. Además, asegúrate de obtener un presupuesto del seguro para el vehículo que piensas comprar e inclúyela en tu cálculo.


VOLVER AL INICIO

Puedes ahorrar más dinero pagando un anticipo mayor; generalmente, esto ayuda a disminuir el pago mensual. También puedes contemplar el intercambio de tu vehículo actual en lugar de o además de tu pago de anticipo. Además, a menudo los planes de arrendamiento tienen pagos mensuales más bajos. Averigua más detalles con tu proveedor de financiamiento automotor. Para obtener más información y solicitar un folleto gratuito titulado Claves para el arrendamiento de un vehículo, visita www.afsaef.org.


VOLVER AL INICIO

No hay una respuesta correcta o incorrecta. Debes determinar qué es lo que mejor se adapta a tus necesidades. En general, los arrendamientos son mejores para las personas que conducen 15,000 millas por año, o menos, cuidan muy bien sus vehículos y desean un automóvil nuevo cada 2 a 4 años. Los arrendamientos te permiten también tener un automóvil más grande y mejor equipado del que podrías comprar, y sólo tienes que pagar la parte de la vida útil del automóvil que utilizas. El financiamiento es ideal para quienes conducen muchas millas, exigen mucho a sus vehículos y desean acrecentar su patrimonio con la propiedad de un vehículo. El financiamiento también te da la libertad de manejar tu automóvil como lo desees: vender, personalizar, intercambiar, etc. En cuanto a los costos operativos y de mantenimiento, no hay diferencia alguna. Para obtener más información y solicitar un folleto gratuito titulado Claves para el arrendamiento de un vehículo, visita www.afsaef.org.


VOLVER AL INICIO

Avisa inmediatamente a tu acreedor y explícale la situación. En algunos casos, puedes arreglar planes de pago alternativos a una tasa de interés diferente. Si esperas hasta deber un pago, esto puede afectar negativamente tu historial de crédito, que es mucho más difícil de corregir.


VOLVER AL INICIO